Si alguien piensa que la mejor salida para un empresario perezoso es irse al ámbito de la cultura está en un grave error. Y es que este mundo puede llegar a ser tan complejo como la bolsa de Wall Street. Según algunas de las opiniones de EAE trabajar en el arte es muy estresante porque a los conocimientos comerciales hay que sumarles los conocimientos sobre arte. Y esto es como estudiar dos carreras al mismo tiempo.

No es fácil, no. Hay mucho dinero en juego y muchos ojos sobre una persona. Por ejemplo, hacer una película, trabajar como productor, es muy complicado porque hay que conseguir gran cantidad de recursos a veces con muy poco presupuesto. Y después viene el dilema de lograr recaudar al menos una parte de la inversión.

Trabajar en una galería también es muy complicado. Ahí hay que lidiar con los artistas, sus representantes y con los millonarios que no saben nada de arte pero quieren aparentar que sí. En fin, puede llegar a ser una tragedia.

Aunque quienes estudian en EAE no la pasan tan mal porque en esta academia los preparan para todos estos retos de acuerdo a los intereses de cada estudiante.