Conocí hace poco el caso de una empresa cuyas ventas estaban por el piso. Y lo peor de todo no es que sus productos fueran malos, al contario. Lo que estaba mal era su estrategia de marketing. Una mala campaña desembocó en pocas ventas y, por tanto, pérdidas. Ante tal situación la empresa decidió contratar una agencia de marketing barcelona para externalizar las operaciones de marketing, pues decididamente el departamento que atiende esta área en la empresa no había hecho un buen trabajo.

En pocos meses las ventas de la empresa empezaron a aumentar hasta alcanzar cifras prometedoras. La campaña de marketing digital desempeñada por la agencia había dado resultado. No fue brujería, fue marketing digital. Primero hicieron un diagnóstico de la situación de la empresa, tuvieron en cuenta acciones desempeñadas, competencia, mercado, público meta, etc. A partir del diagnóstico y los objetivos de la empresa, trazaron la estrategia y las acciones para llevarla a cabo. Y tuvieron en cuenta algo muy importante: medir la efectividad de la campaña, para cambiar la estrategia en caso de que no estuviera funcionando.