Peliculas sobre cocina y arte populares no son pocas las que hay, y las circunstancias ideales para disfrutarlas es degustando los mejores platillos que puede ofrecerte un Restaurante en Sevilla como este, para que la comunión de arte cinematográfico y arte culinario sea absoluta. Así como el contraste entre tradiciones y dinámicas, pues es muy interesante ver la cinta taiwanesa “Comer, beber, amar”, dirigida por Ang Lee en 1994, a la vez que se disfruta de una muy sevillana caldereta de cordero.

Esta película versa sobre la vida otoñal del maestro cocinero Chu (interpretado por Si Hung Lung), semiretirado y viudo. Su familia está compuesta por tres hijas, residentes en el sofisticado Taipéi. Todas en un momento de sus vidas de crisis. Destaca la constante referencia a las más sorprendentes formas de la comida china tradicional, con todas sus implicaciones rituales, como medio de reunir a las personas en torno a una actividad esencial para la vida. Gracias a este puente culinario ocurre la reconciliación entre Chu y su familia.

Este filme tuvo un remake estadounidense en 2001: “Tortilla Soup” o “Sopa de tortilla”, dirigido por María Ripoll, quien traspola las acciones a la comunidad chicana, con la interpretación protagónica de Héctor Elizondo.