Sin dudas, los seres humanos somos prejuiciosos por naturaleza, aunque, sin dudas, la cultura de cada país influye mucho en estos comportamientos. Lo digo porque a veces con solo pensar en un sitio lo asociamos a determinadas cosas. Por ejemplo, una vez conocí a una persona que se asombró cuando le dije que me encantaría hacer viajes a la india. Me preguntó que si hay tanto sitios hermosos en el mundo yo quería ir a un lugar de “brujas y brujos”. Yo quedé con la boca abierta sin saber que decirle, pues obviamente detrás de ese comentario había un pensamiento muy prejuicioso.

Es cierto que la India es un país que acoge muchas religiones, pero esto solo la enriquece aún más culturalmente. Este es un país conocido a lo largo de la historia por su riqueza cultural y comercial, y aunque hoy día han cambiado un poco las cosas, sigue siendo uno de los destinos del mundo que más vale la pena conocer.

Además de una sociedad plural en lo religioso, de ser multilingüe y multiétnica, la India también alberga una flora y fauna diversas y únicas, un paraíso para conocer y disfrutar, y dejarnos “hechizar” por su belleza.