Salir a comer fuera de casa es siempre beneficioso. No solo porque uno no tiene que cocinar ese día, sino también porque prueba una sazón diferente. En los mejores restaurantes en Sevilla uno puede encontrarse con los amigos o la familia y disfrutar de un momento especial que, si está mediado por buena comida, siempre se agradece.

Casa Carmen es uno de esos sitios a los que uno siempre regresa. Y es que en estos tiempos, donde hay tanta gente que improvisa, es mejor ir a lo seguro. En Casa Carmen siempre se han preocupado por tener un buen chef. Esto es muy importante en un restaurante porque de eso depende todo lo demás.

Un menú variado es también muy inteligente. A mí me funciona mucho porque mis amigos tienen gustos muy diversos. Entonces es muy difícil que todos queden complacidos si vamos a un restaurante con un menú reducido. Casa Carmen nos ha acogido a lo largo de los años y nunca hemos tenido quejas de ellos. Por eso siempre que tengo la oportunidad de alabarlos lo hago.

Eso sí, durante el verano era muy difícil entrar. Demasiada gente. Lo más recomendable es reservar para no tener que hacer cola.